Nike Yeezy Grey

Quizás un día más en Bangkok, hay que ir a Ayutthaya. Luego de Chiang Mai iría a Krabi ( Ao Nang ) para hacer un buen par de tours por esa zona ( 3 4 noches ), luego Phi Phi ( 3 noches ), luego Phuket ( pero no Patong, mejor Kamala Beach, Kata. ) o quizás mejor Khao Lak y desde ahí hacer un tour de dos días con una noche al Lago Cheow Lan en Khao Sok a parte de algún tour de día más ( hay muchas posibilidades ).

Esta tarjeta la adquirimos en el mismo aeropuerto, ya que te sirve también para ir desde Changi hasta el centro, tiene un coste de 12 Dólares de Singapur de los cuales 7 son saldo para viajes y 5 es el coste de la tarjeta, que no se recupera. Si estáis varios días compensa bastante ya que solo en el trayecto aeropuerto centro ahorráis un dólar, el precio del trayecto son 2,50 SGD si compráis el billete suelto y 1,49 SGD con la tarjeta. Por lo que solo ir y volver al aeropuerto recuperáis 2 dólares de los 5 del coste de la tarjeta, en cuanto hagáis 3 o 4 viajes más está recuperada la totalidad..

En 2013 crearon la organización Bye Bye Plastic, que fue ganando apoyo hasta que en 2016 el aeropuerto se comprometió a dejar de usarlas. En el caso de la isla indonesia, las bolsas suponen una amenaza para la fauna y la vegetación subacuática. Hoy Melati e Isabel tienen 17 y 15 aos y recorren el mundo contando cómo consiguieron que su provincia estuviera libre de bolsas de plástico.

Y lo que se ve es fascinante y aterrador: un rio de cabezas contracorriente, porque la naciente de ese caudal está casi 8 kilómetros más arriba. Y hacia allá hay que subir, en línea rectísima, con orillas multitudinarias. Aún así, con esa especie de pared humana sosteniendo el cauce, el cruce del kilómetro 30 no lo avisa un cartel, sino una ráfaga de viento en contra que lo duplica en velocidad y obliga a remar con los brazos, con las piernas y, sobre todo, con la cabeza.

El termómetro lo vivió hace poco en Madrid, cuando entró a comprar una campera a una conocida tienda de ropa. Cuando fue a pagar, la cajera le dijo: «Lo vi en televisión!». Nelson le preguntó enseguida si era argentina. Mientras que John McClane es un tipo cuyo matrimonio siempre pende de un hilo, Bruce Willis recordará Die Hard porque en la misma época pasó al rubro de los casados: Willis huyó de las agobiantes filmaciones un día rumbo a Las Vegas, donde se casó con Demi Moore en una inusual ceremonia donde Little Richard cantó. Así se inició una de las parejas más mediáticas de Hollywood. Ahora, si hay algo en lo que se parecen John McClane y el actor que lo interpreta, es en que ambos vieron el final de sus matrimonios..

Deja un comentario